Pasión Cofrade
  Historia del tercerol
 

Historia del tercerol






En pimer lugar decir que la palabra tercerol tiene su origen en la Venerable Orden “TERCERA” de San Francisco, cuyos hermanos eran denominados “terceros”. Éstos usaban unas capuchas para ocultar su rostro  que les otorgaba un aspecto semejante al de los terceroles actuales.

Pasarían años hasta que la Hermandad de la Sangre de Cristo retomase esta prenda que sería utilizada por los portadores de los pasos ,en la procesión del Santo entierro, que pasaron a denominarse “terceroles”.
Un hermano de la Sangre de Cristo  adjudicaba, por sorteo, un paso a cada grupo de terceroles,  antes de la procesión.

 El tercerol se portaba con el antifaz “levantado”, es decir con la cara sin cubrir, completando el atuendo con una túnica negra con una franja de terciopelo morado así como cinturón bocamangas y cuello del mismo color, del lado derecho del cinturón pendía un pañuelo blanco que usaban para secarse el sudor y del izquierdo un rosario de madera. La figura del tercerol desaparece en 1935, año en el que se produce una huelga de terceroles por lo que los pasos hubieron de ser sacados a ruedas.

 Cuando comenzaron a crearse las hermandades tal y como las concebimos hoy en día solo algunas tomaron el tercerol como prenda de cabeza, ya que muchas se decidieron por el uso del capirote,  prenda procedente del sur y de cuyo uso hablaremos en otro apartado, siendo la cofradía del Santísimo Ecce Homo y de Nuestra Señora de las Angustias la única que además de optar por la prenda de cabeza típica aragonesa reprodujo casi de manera idéntica el hábito de los ya desaparecidos terceroles.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=